LA CLAVE PARA UNA BUENA SALUD INTESTINAL: UNA MICROBIOTA EQUILIBRADA

¿Por qué hablamos de una microbiota equilibrada? Todos estamos cada vez más atentos a nuestra salud. Tanto si hablamos de nutrición como de actividad física o bienestar mental, cada vez estamos más pendientes de cómo influye nuestro estilo de vida en la salud. Más concretamente, el bienestar digestivo se ha convertido en algo esencial: es una de las claves para una buena salud general. Como parte del bienestar digestivo, cada vez somos más conscientes del valor de nuestra microbiota digestiva. Y la percepción de nuestra microbiota también está evolucionando. Se puede considerar un órgano en sí misma, cuyas disfunciones repercuten en todo nuestro organismo. Este artículo presenta las claves para tener una microbiota equilibrada y, un intestino sano.

¿Por qué una microbiota equilibrada y sana es importante para la salud de nuestro intestino?

La microbiota representa todos los microorganismos presentes en un entorno definido. La mayor población de microorganismos del cuerpo humano se encuentra en el intestino: se calcula que su número supera los 1014 1. Esta enorme cantidad significa que ¡hay 10 veces más células bacterianas que de células humanas en nuestro cuerpo! Cada persona tiene su propia combinación de especies entre más de 1000 especies.

El equilibrio de nuestra microbiota, entre las bacterias beneficiosas y las que no lo son tanto, es frágil. Su composición depende de múltiples factores. Hay que tener en cuenta que la microbiota intestinal equilibrada ofrece muchos beneficios para la salud del huésped. Fortalece la integridad del intestino, lo protege de patógenos y regula la inmunidad. Si la microbiota intestinal está desequilibrada, estos mecanismos pueden verse afectados. Este fenómeno se le conoce por el nombre de disbiosis.

¿Por qué puede llegar a desequilibrarse nuestra microbiota?

La composición de la microbiota intestinal en la edad adulta depende, en gran medida, de la dieta y del entorno en el que vivió el individuo durante su primera infancia. No obstante, algunos acontecimientos pueden modificar su composición. Esto puede deberse a infecciones, a la ingesta de medicamentos, como antibióticos, a una dieta rica en azúcares y grasas, a la genética o a la ansiedad.

Como ejemplo, ¿ha experimentado alguna vez alguna molestia digestiva después de tomar algún medicamento? Los profesionales de la salud suelen aconsejar, de hecho, tomar bióticos si se está tomando algún tipo de medicación, como los antibióticos. Así pues, estos acontecimientos pueden ocasionar una disbiosis de la microbiota, lo que puede manifestarse de múltiples formas: problemas digestivos, alergias o afecciones dermatológicas.

¿Cómo podemos equilibrar nuestra microbiota?

Modificando los hábitos de su vida diaria o utilizando suplementos, puedes conseguir fácilmente una microbiota equilibrada:

  • Una dieta equilibrada: come variado, más fibra, más productos fermentados y más lácteos. Si quieres saber más acerca de la dieta y la microbiota, échale un ojo al artículo: ¿Qué alimentos son buenos para la microbiota?  
  • Un estilo de vida saludable: reduce el consumo de alcohol y el tabaco, duerme bien y reduce las fuentes de estrés.
  • Los suplementos bióticos: tomar este tipo de suplementos te ayudará a proteger tu microbiota. De entre los bióticos, los postbióticos tienen algunas ventajas específicas. A modo de recordatorio, los postbióticos son microorganismos inactivados o fragmentos o estructuras de dichos microorganismos o metabolitos. Y las partes inanimadas son ¡muy interesantes! De hecho, no pasan al torrente sanguíneo, lo que es mucho más seguro. Además, numerosos estudios han probado su eficacia en la inmunidad y la salud digestiva. También hay que tener en cuenta que los postbióticos son mucho más estables. Esto significa que los productos postbióticos serán más fáciles de almacenar a temperatura ambiente, sin preocuparse por una disminución de la eficacia del producto.

Si quieres saber más acerca de las ventajas que ofrecen los postbióticos, haz click aquí.

Por último, tener una microbiota equilibrada es clave para un intestino saludable. Es más, muchos mecanismos dependen de su composición. Llevar un estilo de vida saludable es fundamental para evitar la disbiosis. No obstante, los suplementos «postbióticos» ofrecerán un alivio seguro a sus molestias y favorecerán su salud.


Adobe Stock / EpicStockMedia